Lorelis Cova Coach | UNA RAZÓN BRILLANTE
Lorelis Cova. Coach, Coaching esencial personal, grupos y sistemas, Talleres de Empoderamiento, Autoconocimiento y Liderazgo. Talleres a medida para tu organización.
Coaching, Coach, Coaching esencial, Coaching personal, Coach personal, Coaching grupos, Coaching sistemas, Coaching grupos y sistemas, Empoderamiento, Autoconocimiento, Liderazgo, Felicidad, Emociones, Talleres de Autoconocimiento, Talleres de Liderazgo, Talleres Coaching para organizaciones, Talleres Coaching para empresas, Talleres Coaching para grupos y sistemas, Taller de Liderazgo, Taller Coaching para organizaciones, Taller Coaching para empresas, Taller Coaching para grupos y sistemas, Ascenso, esencial, paz interior, equilibrio, relaciones personales, Pareja, Familia, Bienestar, Coach para el Ascenso, Coach para la paz interior, Coach para el equilibrio, Coach para relaciones personales, Coach para Pareja, Coach para Familia, Coach para Bienestar, Cambio, Progreso, Coach para el Cambio, Coach para el Progreso,
22200
post-template-default,single,single-post,postid-22200,single-format-standard,qode-social-login-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.2,fs-menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

UNA RAZÓN BRILLANTE

Debates e investidura

 

Para conseguir conocimiento y desarrollo los expertos nos recomiendan la práctica de #debates. Tener una buena destreza en este recurso, podría ayudar a resolver con #asertividad muchos de los problemas y dificultades actuales. El nivel de desarrollo de las civilizaciones, organizaciones, y cualquier grupo en general se podría definir por la calidad de los debates que mantienen sus integrantes.

 

En una #empresa, muchas veces damos por sentado este nivel de desarrollo. Si no existe un cierto nivel de conversación y debate, diferentes a los #discursos y #monólogos, el intercambio de ideas y opiniones difícilmente se puede llevar a cabo para el desarrollo del trabajo. Y paradójicamente, esta dificultad suele producirse en la mayoría de ellas. En el caso de las  sociedades, los debates también son clave para poder conseguir cierto nivel de consenso y descubrir mejores formas para implementar ideas y recursos.

 

Me encantan los buenos debates. Hace poco vi una película sobre el tema, “#UnaRazónBrillante” con #DanielAuteuil, una comedia francesa, sencilla y directa pero con la profundidad y frescura que acostumbra el #cine francés. El #film plantea el tema de los debates como marco de referencia para el desarrollo de la historia entre un profesor y su alumna en un contexto, digamos complejo, para no destriparte la historia. En las clases del profesor a las que asiste la protagonista tratan sobre los diferentes tipos de debates y las formas e ideas que #filósofos como #Schopenhauer y otros autores han expuesto a lo largo de la historia. Te la recomiendo si te interesa este tema y quieres saber más sobre él.

 

En la época de la guerra de Iraq de #GeorgeW.Bush, el hijo, me gustaba ver los debates del parlamento británico, con #TonyBlair como primer ministro y me recreaba en la elegancia y savoir faire de sus discursos, y los de la oposición. Era estimulante ver la manera siempre respetuosa con la que se dirigían a sus oponentes aunque todos entendíamos las medias verdades que se estaban comunicando, por lo menos en los debates a los que me refiero. La ironía del discurso británico suele contrastar con la irrelevante acusación simple que aparece por algunos de los debates de nuestro congreso, y que pareciera sólo apelar a la rabia, el #miedo y la #ira de las personas como si de la época del circo romano se tratara. No significa que apoye el recurso de la ironía, pero sí reconozco que es un tipo de recurso al que a veces mi ego suele recurrir. En algunos discursos, la ironía se puede percibir como un cuchillo afilado que busca cortar la coraza más dura de cualquier mecanismo de defensa. En cualquier caso, tampoco es el discurso más asertivo, por cuanto suele esconder una profunda mezcla de #tristeza y #rabia a la vez y no consigue la #comunicación más efectiva posible.

Lo que si comunica es un nivel mas refinado que el reproche y la queja, aunque esta es preferible a la ausencia de debate.

 

Durante la época del último debate de investidura en el programa de #humor #LateMotiv, el presentador #AndreuBuenafuente se hizo eco en sus #monólogos del chiste en #RedesSociales que comparaba al debate de investidura con un patio escolar. Aunque casi podríamos afirmar que los chicos en los colegios tienen un nivel más alto, ya que en algunos colegios se promueve en las #tutorías el debate y esta práctica cosecha sus frutos, aunque podrían ampliarse los esfuerzos hacia las personas con menos facilidad, ya que se tiende a hacer la clase para los que mas hablan en vez de para los que más necesitan acostumbrarse, como si los problemas que lo impiden fueran de fácil solución. Alguien dijo una vez que tendríamos que explicarnos para las personas que menos nos entienden. #Razetti, médico y #filósofo venezolano dijo: «Saber una cosa y saberla explicar, es saber dos veces».

Estos debates valdría la pena llevarlos a nuestras familias, en la vida diaria y por supuesto a las empresas y las organizaciones que casi sería el fin último de estas enseñanzas. Ya en algunas organizaciones buscan fomentarlo, aunque sin lograr los mejores resultados todavía, debido quizás a la premisa generalizada de asumir que los “empleados” o “subalternos” no poseen los conocimientos  y competencias necesarios para desarrollar su trabajo sin la guía condescendiente de líderes y mentores (“#jefes o #managers”).

 

En los debates del congreso sentía cierta esperanza solidaria ante las intervenciones de alguna parlamentaria de #Navarra. Aunque no comulgué con todas las ideas expuestas, sí aprecié su nivel discursivo como claro y relevante a la vez que interesante.

 

¿Será esto una muestra de nuestro nivel de #desarrollo como sociedad? ¿Nuestro nivel discursivo estaría representado en el nivel de los debates políticos y de las #investiduras? ¿La manera de debatir y la presentación de las ideas de los máximos #representantes de un país, no debería ser espejo en el cual se reflejen los ciudadanos? ¿O es al revés? ¿Son los ciudadanos quienes se representan en su clase política?

También he de confesar que algún político con el que no comulgaba para nada me llegó a llamar la atención por su discurso articulado, coherente y casi lógico antes de dejarse llevar por el arrebato populista de llevar la contraria como recurso discursivo para conseguir sus fines. Por supuesto, pasó a la historia, todo ese sacrificio, al parecer, no le resultó productivo.

La supuesta #política en función del “#egocéntrico” fin particular. Y no al revés.

¿Y si apreciaran que elevar el nivel discursivo en sus debates les podría ayudar más y mejor en sus propósitos?

 

Artículo escrito por Lorelis Cova

1 Comment
  • Sara

    13/04/2020 at 14:32

    Estoy de acuerdo. Cierto es que una sociedad sin capacidad para debatir maduramente carece de una una herramienta fundamental para su desarrollo. Ésta es una herramienta que deberíamos aprender todos desde la infancia para no caer en egocentrismos y falta de asertividad. Buena reflexión sobre esta materia.

Haz un Comentario